FAMILIARES DE CIUDADANOS DE LA UE: ¿QUÉ OCURRE SI ME DIVORCIO?

Además de las consecuencias legales típicas inherentes a toda crisis o ruptura familiar, la declaración de nulidad o divorcio del matrimonio, así como la cancelación de la inscripción como pareja de hecho en el registro correspondiente, también pueden implicar modificaciones en la situación administrativa de los ciudadanos extranjeros familiares de un ciudadano comunitario. ¿Qué ocurre si fallece el ciudadano de la UE? ¿Y si el matrimonio formado por un ciudadano extracomunitario y un ciudadano comunitario se divorcia o se declara nulo?

En el supuesto de fallecimiento del ciudadano comunitario, esta circunstancia no afectará al derecho de residencia de sus familiares no comunitarios, siempre que éstos hayan residido en España, en calidad de miembros de la familia, antes del fallecimiento del ciudadano de la UE. Tampoco su salida de España, si bien en este caso los familiares que no se verán afectados por este hecho sólo serán los hijos del ciudadano comunitario y el progenitor, independientemente de su nacionalidad, que tenga atribuida la custodia efectiva de aquéllos, siempre que los hijos residan en España y estén matriculados en un centro educativo, hasta que finalicen sus estudios.

En caso de nulidad, divorcio o cancelación de la inscripción como pareja de hecho registrada, el titular de la Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la Unión Europea tiene la obligación de comunicar dicho extremo a la Oficina de Extranjeros competente. Asimismo, para conservar su derecho de residencia es necesario que se den algunas de estas situaciones:

a) Que la duración del matrionio o de la situación de pareja de hecho resgistrada haya estado vigente durante, al menos, tres años hasta el inicio del procedimiento judicial de nulidad del matrimonio, divorcio o de la cancelación de la inscripción como pareja registrada, de los cuales deberá acreditarse que al menos uno de ellos ha transcurrido en España;

b) Que exista un otorgamiento por mutuo acuerdo o decisión judicial, de la custodia de los hijos del ciudadano comunitario al ex-cónyuge o ex-pareja no nacional de un Estado de la EU o de un Estado parte del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (Islandia, Liechstein y Noruega);

c) Que concurran circunstancias especialmente difíciles como haber sido víctima de violencia de género durante la duración del vínculo matrimonial o la situación de pareja de hecho registrada o haber sido víctima de trata de seres humanos por su cónyuge o pareja de hecho registrada durante la duración del vínculo o relación o;

d) Que exista una resolución judicial o de mutuo acuerdo entre las partes que determine el establecimiento de un derecho de visitas al hijo menor de edad a favor del ciudadano no comunitario titular de la Tarjeta, cuando el menor resida en España y dicha resolución o acuerdo se encuentre vigente.

Por tanto, en supuestos de nulidad, divorcio o cancelación de la inscripción como pareja de hecho registrada, el Titular de la Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la UE que se encuentre en algunas de las situaciones que se acaban de enumerar, podrá continuar acogiéndose al régimen previsto en el RD 240/2007, esto es, al régimen comunitario. Por el contrario, los ascendientes y descendientes del ex-cónyuge o ex-pareja del ciudadano de la UE, así como el propio ex-cónyuge o ex-pareja nacional de un Estado extracomunitario que no cumpla los parámetros arriba expuestos (por ejemplo: porque la duración del matrimonio o la situación de pareja de hecho registrada no ha alcanzado los tres años), tendrán tres meses para comunicar el cambio de circunstancias y solicitar la expedición de una autorización de residencia, de conformidad con el régimen general previsto en la LO 4/2000 y su Reglamento, al no poder continuar rigiéndose por el régimen regulado en el ya citado RD 240/2007.

Si Usted quiere ser asesorado sobre este u otro extremo en materia de extranjería, no dude en contactar con nosotros, sin compromiso alguno.