FAMILIARES DE CIUDADANOS DE LA UE

Ser familiar de un ciudadano comunitario, ya sea español o de otra nacionalidad perteneciente a alguno de los múltiples países que conforman la Unión Europea (UE), tiene su relevancia cuando hablamos de ciudadanos extranjeros no comunitarios. ¿La principal de ellas? La posibilidad de solicitar una Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la UE. Pero, ¿a qué familiares del ciudadano comunitario les es de aplicación este régimen? ¿Cuáles son los requisitos para ser titular de una Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la UE?

La legislación aplicable a los ciudadanos comunitaros y sus familiares en materia de extranjeria se contrae fundamentalmente al Real Decreto 240/2007, de 16 de Febrero, de Entrada, Libre Circulación y Residencia en España de Ciudadanos de los Estados Miembros de la Unión Europea y de otros Estados Parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo.

Cuando hablamos de familiares de un ciudadano comunitario, los artículos 2  y 2. bis del citado Real Decreto delimitan el ámbito de aplicación subjetivo de la Norma a los familiares, cualquiera que sea su nacionalidad, de un ciudadano de la Unión Europea o de otro Estado parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (Islandia, Liechstein y Noruega) o Suiza, cuando le acompañen o se reúnan con él y, además, sean:

  1. Su cónyunge, siempre que no exista acuerdo o declaración de nulidad del vínculo matrimonial o de divorcio -quedan, excluidas, por tanto, las separaciones, sean judiciales o de hecho-.
  2. Su pareja de hecho, si bien la unión debe estar inscrita en un registro público de un Estado miembro de la Unión Europea y dicha inscripción no haber sido cancelada. También se admiten parejas de hecho no inscritas con las que se acredite que se mantiene una relación estable y exista un vínculo duradero. Se entenderá la existencia de ese vínculo si se acredita un tiempo de convivencia común de, al menos, un año continuado, salvo que se tuviera descendencia en común, en cuyo caso bastará la acreditación de convivencia estable debidamente probada.
  3. Sus hijos directos o los de su cónyuge o pareja de hecho registrada, menores de veintiún años, mayores de dicha edad que vivan a su cargo o incapaces.
  4. Sus padres o los de su cónyuge o pareja de hecho registrada, que vivan a su cargo.
  5. Cualquier familiar que en el país de procedencia esté a su cargo.
  6. Cualquier familiar que en el país de procedencia conviva con el ciudadano de la Unión. En este caso será necesario probar una convivencia continuada de dos años en el país de procedencia.
  7. Cualquier miembro de la familia, que por motivos graves de salud o de discapacidad sea estrictamente necesario que el ciudadano de la Unión se haga cargo de su cuidado personal.
Debe tenerse en consideración, además, que para solicitar la Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la UE, el ciudadano comunitario debe tener fijada su residencia en España. No hay que olvidar, que el propósito que se persigue al solicitar la Tarjeta es el de "acompañar o renunirse" con el ciudadano de la UE y a tal efecto se concede la misma, con el fin de garantarizar y preservar el ejercicio del derecho a la unidad familiar. No es factible, por tanto, solicitar una Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la UE si el ciudadano comunitario reside fuera del territorio español.
 
Mención especial merece el requisito económico que se demanda para la obtención de la Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la Unión Europea. La Administración, acogiéndose al contenido del artículo 7.2 del Real Decreto 240/2007, exige que el ciudadano comunitario sea trabajador por cuenta propia o ajena y disponga, para sí y los miembro de su familia, de recursos económicos suficientes para no suponer una carga para el sistema de asistencia social español durante el periodo de residencia del peticionario, además de un seguro de enfermedad público o privado, contratado en España o en otro país, que proporcione cobertura en territorio español, equivalente a la dispensada por el Sistema Nacional de Salud, durante el período de residencia para el que se concede la Tarjeta. Sin embargo, la jurisprudencia ha corregido dicho criterio, al determinar que a los familiares de un ciudadano comunitario que pretendan obtener una Tarjeta que les permita residir en territorio español por tiempo superior a tres meses, les es de aplicación el régimen previsto en el artículo 8 del Real Decreto y no lo dispuesto en su artículo 7. Y como quiera que en dicho artículo 8 no se contempla la exigencia de que el ciudadano comunitario deba probar que posee recursos suficientes para sostener al solicitante de la Tarjeta, consecuentemente, la Administración tampoco puede hacerlo.  
 
En cuanto al período de vigencia, la primera Tarjeta de Familiar de Ciudadano de la UE tendrá una duración de cinco años. Transcurrido dicho período,  si se acredita que durante el mismo se ha residido de forma continuada en España, podrá solicitarse la residencia permanente.
 
Si Usted quiere ser asesorado sobre éste u otro extremo en materia de extranjería, no dude en contactar con nosotros, sin compromiso alguno.