ESTANCIA POR ESTUDIOS Y NACIONALIDAD

En no pocas ocasiones han llegado a nuestro Despacho estudiantes extranjeros interesados en solicitar la nacionalidad española, bajo la creencia de que el período que han permanecido en nuestro país en situación de estancia por estudios, puede computarse a los efectos de la adquisión de la nacionalidad. Vista la desinformación existente, desde Kira Rompao Sánchez - Abogados hemos querido tratar el tema, con el objetivo de aportar nuestro granito de arena y despejar los interrogantes más comunes que suelen generarse al respecto.

estudiantes nacionalidadPor imperativo del artículo 22 del Código Civil, para adquirir la nacionalidad española por residencia es necesario que el ciudadano extranjero que se disponga a solicitarla haya residido en territorio español durante 1, 2 , 5 o 10 años, dependiendo del caso que se trate.

De esta forma, además de los parámetros de la buena conducta cívica, el suficiente grado de integración en la sociedad española y la inexistencia de causas de orden público o interés nacional que puedan aconsejar la desestimación de la solicitud, el peticionario debe acreditar la residencia continuada e inmediatamente anterior a la petición de concensión de la nacionalidad, durante los plazos arriba señalados -1, 2, 5 o 10 años-. Y he aquí donde se plantea el principal interrogante: ¿qué debe entenderse por residencia continuada en España? ¿Cabe asimilar los períodos de permanencia en territorio español en situación de estancia por estudios al concepto de residencia exigido por el Código Civil? La respuesta es tajante: no.

Si bien en el pasado se han dado supuestos aislados, en los que sí se ha admitido el tiempo que el solicitante ha permanecido en situación de estancia por estudios, a efectos de concesión de la nacionalidad española por residencia, no obstante, dicha circunstancia cambió drásticamente hace un par de años con la unificación de criterios asentada por el Ministerio de Justicia y ratificada por la jurisprudencia de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo. 

El fundamento de la negativa es simple -quizá demasiado-: la Ley de Extranjería diferencia claramente entre situaciones de residencia legal y de mera estancia -incluida la estancia por estudios-. Desde el punto de vista de la LO 4/2000, de 11 de enero, únicamente son extranjeros residentes los que cuentan con una autorización de residencia, temporal o de larga duración. La tarjeta de estudiante, sin embargo, no es una autorización de residencia.

Según razona la Audiencia Nacional, además de lo dicho en el párrafo anterior, es lógico concluir que la estancia por estudios no permita el acceso a la nacionalidad española, ya que la finalidad por la que se otorga la tarjeta de estudiante es cursar o ampliar estudios o realizar tareas de investigación o formación en España. El estudiante sigue teniendo su domicilio -entendido como el centro de relaciones familiares, económicas y profesionales-, en su país de origen y no existe más motivación que la realización de estudios, sin otra pretensiíon de integración en el país receptor, ni cambio de domicilio. 

Por tanto, todo estudiante que pretenda optar a la nacionalidad española por residencia en un futuro, deberá tener muy presente que, a día de hoy, tiene que modificar primero su tarjeta al régimen general -o, en su caso, al de familiar de ciudadano de la UE- y dejar transcurrir en su nueva situación los períodos de residencia legal ordinarios establecidos en el artículo 22 del Código Civil.

Si Ud. quiere ser asesorado sobre éste u otro extremo relacionado con el Derecho de Extranjería, no dude en ponerse en contacto con Kira Rompao Sánchez - Abogados, sin compromiso alguno.