DOCUMENTO DE VOLUNTADES ANTICIPADAS O TESTAMENTO VITAL

Desgraciadamente, existen situaciones en las que una persona puede verse privada de la capacidad para expresar su voluntad respecto a cuestiones tan básicas como lo son su propia salud. Ante dicha realidad, nuestro Ordenamiento Jurídico ofrece mecanismos destinados a blindar los derechos fundamentales del paciente y, en especial, su derecho a la autonomía y a decidir de antemano qué actuaciones o tratamientos médicos quiere recibir o no, en caso de verse impedido para expresar su voluntad al respecto.

Hablaremos sobre ello en el presente artículo, en el que intentaremos despejar las principales dudas que suscita el Documento de Voluntades Anticipadas o Testamento Vital.

¿qué es el documento de voluntades anticipadas o testamento vital?

testamento Podemos definir el Documento de Voluntades Anticipadas (DVA) -comúnmente llamado testamento vital-, como aquél documento a través del cual una persona mayor de edad o menor emancipada, con capacidad legal suficiente y de forma libre, manifiesta las instrucciones sobre las actuaciones médicas que deben tenerse en cuenta para el caso de encontrarse en una situación en la que no pueda expresarse libremente.

Cada comunidad autónoma tiene su propia legislación sobre la materia. En el caso de la C. Valenciana, se encuentra recogida en el Decreto 168/2004, de 10 de Septiembre, del Consell de la Generalitat, por el que se regula el Documento de Voluntades Anticipadas y se crea el Registro Centralizado de Voluntades Anticipadas de la Generalitat Valenciana.

¿para qué sirve el documento de voluntades anticipadas o testamento vital?

Además de para determinar los tratamientos que el otorgante del documento desea que le sean aplicados o nonombrar la/s persona/s encargada/s de la difícil e ingrata tarea de tomar la decisión si aquél se encontraraincapacitado para ello, existen otros extremos que también pueden ser consigandos en nuestro Documento de Voluntades Anticipadas, tales como: la expresión de los objetivos vitales y valores personales del otorgante -a fin de ayudar en su día a la interpretación del propio documento y que servirán de orientación a los médicos en el momento de tomar las decisiones clínicas- o la decisión respecto a la donación de órganos con finalidad terapéutica, docente o de investigación.

En cualquier caso, se tendrán por no puestas las decisiones contrarias al Ordenamiento Jurídico. Tampoco se observarán las que no se correspondan con la buena práctica clínica, cuando se trate de instrucciones relativas a intervenciones médicas que el otorgante desea recibir, pero que resulten contradictorias para su patología a juicio del equipo médico que le asiste.

¿a quién puedo nombrar como mi representante y cuáles son sus funciones?

El citado Decreto 168/2004, de 10 de Septiembre, faculta al represententante para actuar como interlocutor válido ante el médico responsable o el equipo sanitario e interpretar las declaraciones e instrucciones del otorgante del Documento de Voluntades Anticipadas cuando no pueda expresar su voluntad por sí mismo, pudiendo, asimismo, sustituir su voluntad.

Se puede nombrar uno o varios representantes, quienes habrán de ser mayores de edad y no haber sido incapacitados legalmente. Podrá serlo cualquier persona, salvo: 1) el notario autorizante del Documento de Voluntades Anticipadas; 2) el funcionario o empleado público encargado del Registro de Voluntades Anticipadas de la C. Valenciana; 3) los testigos ante los que se formalice el Documento de Voluntades Anticipadas; 4) el personal sanitario que debe aplicar las voluntades anticipadas y 5) en el ámbito de la sanidad privada, el personal con relación contractual -de servicio o análoga- con la entidad privada de seguro médico.

¿CÓMO FORMALIZO MI DOCUMENTO DE VOLUNTADES ANTICIPADAS?

Existen dos vías para formalizar el documento: ante notario o ante tres testigos. En éste último caso, los testigos deberán ser mayores de edad, con plena capacidad de obrar y, como mínimo, dos de ellos no podrán tener con el otorgante relación por razón de matrimonio, pareja de hecho, parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad o relación patrimonial alguna.

El Documento de Voluntantes Anticipadas puede ser revocado en cualquier momento. También podrá sustituirse o modificarse cuantas veces se desee, prevaleciendo siempre el último documento que se haya formalizado. Para poder realizar todas estas acciones, será necesario cumplir los mismo requisitos que para otorgar el documento.

El documento únicamente desplegará su eficacia en aquellas situaciones en las que su otorgante no esté capacitado para expresar libremente su voluntad. En el resto de supuestos, mientras conserve plenamente su capacidad de obrar, la libertad del otorgante y su voluntad se impondrán sobre las instrucciones consignadas en el Documento de Voluntades Anticipadas.

Una vez cofeccionado, el documento puede ser inscrito en el Registro de Voluntades Anticipadas. Pese a no ser obligatorio, es altamente recomendable. De esta manera, el personal sanitario tendrá pleno conocimiento de la existencia de las voluntades anticipadas del paciente y deberán tenerlas en cuenta a la hora de adoptar las decisiones clínicas oportunas. En caso contrario, será el interesado quien habrá de facilitar una copia del documento al centro sanitario para que lo incorpore a su histora clínica, o bien llevarlo consigo. 

Si Ud. quiere recibir más información o ser asesorado sobre este u otro tema relacionado con el Derecho Civil, no dude en contactar con nosotros sin compromiso alguno.