CLÁUSULAS SUELO Y SU PROBLEMÁTICA (II)

Retomamos el análisis de las cláusulas suelo donde lo dejamos en el post anterior. En esta ocasión, nos centraremos en desentrañar cuál es la problemática surgida en torno a la validez de este tipo de cláusulas y los efectos de la declaración de su nulidad.

Como ya dijimos en el artículo precedente -haciéndonos eco de la jurisprudencia asentada por nuestro Tribunal Supremo-, que el uso de las comúnmente llamadas cláusulas suelo sea consentido por nuestro Ordenamiento Civil y Mercantil, no significa que su contenido no pueda ser sometido a un mecanismo de control y, en su caso, ser declaradas como nulas con los efectos legales que ello conlleva.

En efecto, todo y pese a que nuestros tribunales rechazan que el control de abusividad del contenido de una cláusula suelo, pueda extenderse al examen de la existencia de un desequilibrio entre las contraprestaciones de la relación contractual, ello no es óbice para que pueda ser sometido a un doble control de transparencia. El carácter abusivo de la cláusula suelo, por tanto, no vendría determinado por la desproporcioón o falta de equidad entre las contraprestaciones fijadas en el contrato de préstamo, sino por la ausencia de transparencia de la cláusula. Ahí radica la clave.

¿qué debe entenderse por falta de transparencia? 

Cuando hablamos de transparencia, no sólo nos referimos a que la redacción de la cláusula abusiva se ajuste a unos cánones medios en el plano documental o gramatical, o dicho en otras palabras, no es suficiente que el lenguaje empleado sea comprensible. Es necesario, además, que la información que contiene permita percibir que se trata de una cláusula definitoria del objeto principal del contrato, que inicide o puede incidir en el contenido de la obligación de pago del consumidor y que permita tener un conocimiento real y razonablemente completo de cómo juega o puede jugar dicha cláusula en la economía del contrato (STS 241/2013, de 9 de mayo). 

Por tanto, la cláusula suelo deber ser transpartente desde una doble perspectiva: 1) debe ser gramaticalmente comprensible y estar redactada en caracteres legibles y, 2) debe permitir al consumidor hacerse una idea cabal de las consecuencias económicas y jurídicas de la inclusión de dicha cláusula en el contrato. De lo contrario, debe declararse su carácter abusivo, pues la falta de transparencia en los términos señalados conlleva un desequilibrio sustancial en perjuicio del consumidor, concretado en la privación de la posibilidad de comparar entre las distintas ofertas existentes en el mercado y, en consecuencia, de hacerse una representación fiel del impacto econónomico que le supondrá obtener la prestación objeto de contrato, según contrate con una u otra entidad financiera, o entre una u otra modalidad de préstamo (STS arriba citada).

Entre los extremos que han llevado a nuestros tribunales a apreciar la abusividad de las cláusulas suelo, destacan -STS 241/2013, de 9 de mayo-:

  • La creación de la apariencia de un contrato de préstamo a interés variable, en el que las oscilaciones a la baja del índice de referencia repercutirán en una disminución del precio del dinero;
  • La falta de información suficiente de que se trata de un elemento difinitorio del objeto principal del contrato;
  • La creación de la apariencia de que el suelo tiene como contraprestación inescindible la fijación de un techo -especialmente cuando ambas cláusulas (suelo y techo) están contempladas en el mismo apartado del contraro e, incluso, en un mismo párrafo-;
  • Su ubicación entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor;
  • La ausencia de simulaciones de escenarios diversos, relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar en fase precontractual y,
  • La inexistencia de advertencia previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otros productos de la propia entidad.

¿qué consecuencias tiena la declaración de nulidad?

Además de la inaplicación de la cláusula suelo en el futuro, las consecuencias de la declaración de nulidad también se proyectan en la esfera económica.

Todo y pese a que, por congruencia y sentido común, debe entenderse que aquéllo que es declarado nulo en el presente nunca fue válido en el pasado, no obstante, nuestro Tribunal Supremo ha negado que los efectos retroactivos de la declaración de nulidad de un cláusula suelo se extiendan a la fecha de la concertación del contrato o, en su defecto, de la inclusión de la cláusula suelo en el mismo. En su lugar, el criterio general de Alto Tribunal -existen algunas voces discrepantes- considera que los efectos de dicha declaración deben retrotraerse, única y exclusivamente, a la fecha de publicación de la Sentencia núm. 241/2013, de 9 de mayo.  

Sin embargo, dicho criterio ha sido recientemente desautorizado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuya Sentencia de 21 de Diciembre de 2016 ha inclinado definitivamente la balanza a favor de los afectados por las cláusulas suelo. En ella el Tribunal europeo declara con acierto que la doctrina hasta ahora seguida por el Tribunal Supremo español, respecto a la limitación de los efectos restitutorios vinculados a la nulidad de una cláusula suelo es insuficiente, incompleta y contraria al Derecho comunitario. Y ello por cuanto concluye que lo que es nulo, siempre lo ha sido y no puede producir efectos, de manera que la declaración de nulidad de una cláusula por abusiva debe conllevar el restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula. En consecuencia, deben reintegrarse todos los importes cobrados en virtud de la cláusula suelo declarada nula por abusiva.

Si Usted desea ser asesorado sobre éste u otro extremo en materia de Derecho Civil, no dude en ponerse en contacto con Kira Rompao Sánchez - Abogados, sin compromiso alguno.