ACCIONES BANKIA


Visto que se trata de un tema en el punto de mira de la Sociedad, en Kira Rompao Sánchez-Abogados hemos creído conveniente inaugurar este blog con un breve artículo sobre la problemática surgida entorno a la adquisición de acciones de BANKIA, con la finalidad de ofrecer una explicación sencilla, que ayude a entender a grandes rasgos qué es lo que ha sucedido y cómo pueden los inversores recuperar el dinero invertido.

ACCIONES DE BANKIA

Mucho se ha escrito y se sigue escribiendo sobre el escándalo que rodea a la salida a Bolsa de BANKIA, pero no todo el mundo conoce realmente cuál es el origen de la situación. ¿Qué es lo que ocurrió?

BANKIA, S.A. es la denominación de la entidad financiera nacida tras la integración de siete cajas de ahorros: Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante (Bancaja), Caja Insular de Ahorros de Canarias, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ávila, Caixa d’Estalvis Laietana, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia y Caja de Ahorros de la Rioja.

imagesLa entidad salió a bolsa el día 20 de julio de 2011, emitiendo 824.572.253 nuevas acciones con un valor total 3,75 euros por acción -2 euros de valor nominal + una prima de emisión por acción de 1,75 euros-. De esta manera logró captar 3.092 millones de euros, provenientes en su mayoría de los ahorros de clientes minoristas.

A través del Folleto Informativo confeccionado al efecto, BANKIA presentó la operación de salida a bolsa como un reforzamiento de recursos propios. En dicho documento se proyectó una imagen de solvencia y fortaleza patrimonial, en la que se retrató a BANKIA como "la primera entidad financiera en términos de activos totales en España" y se atribuyó al grupo en la cuenta de resultados del primer trimestre de 2011 un beneficio pro forma -no auditado- de 91 millones de euros y un beneficio consolidado de 35 millones. 

Sin embargo, meses después de su salida a Bolsa, BANKIA debió reformular sus cuentas, reflejando, esta vez, unas pérdidas de 3.031 millones de euros, lo que motivó su rescate e intervención y, con ello, el derrumbamiento del valor de las acciones.

Las acciones de BANKIA sufrieron, así, una reducción en su nominal unitario de 2 euros a 1 céntimo, a la par que se constituyeron nuevas acciones de 1 euro de valor por cada cien acciones antiguas; circunstancia, que lógicamente comportó una grave pérdida patrimonial para los accionistas.

Así pues, la imagen de solvencia y fortaleza patrimonial y económica mostrada en el Folleto de Información estaba muy alejada de la realidad. Y he ahí donde radica el quid de la cuestión.

Constituyendo ese Folleto de Información un instrumento necesario, a través del cual los inversores pudieron crearse los elementos de juicio necesarios y suficientes para suscribir esas acciones, resulta evidente que los datos económico financieros de BANKIA recogidos en aquél debían ser reales, veraces, objetivos y actualizados. Pero no fue así.

RECLAMACIóN ACCIONES DE BANKIA

Ante tal circunstancia, la pregunta del millón es: ¿pueden los accionistas recuperar su inversión? Sí.

Los inversores afectados que compraron acciones de BANKIA entre el 20 de julio de 2011-momento de su salida a Bolsa- y mayo de 2012, tienen a su disposición mecanismos jurídicos para recuperar el dinero invertido. Pueden reclamar por vía de responsabilidad, por los daños y perjuicios sufridos (art. 28 Ley de Mercado de Valores) o bien instar la nulidad del contrato de adquisición de las acciones, por falta de consentimiento válido (arts. 1265, 1266 y 1300 del Código Civil).

En relación a esta segunda opción –nulidad del contrato-, el tema ha sido definitivamente zanjado por el Tribunal Supremo. En sus Sentencias 23/16 y 24/16 el Alto Tribunal reconoce explícitamente que la información económica financiera contable divulgada por BANKIA –y reflejada en el Folleto de Información-, resultó inexacta e incorrecta y, por esa razón, admite la existencia de un vicio invalidante del consentimiento prestado por los accionistas, concretado en la concurrencia de un error esencial sobre aspectos relevantes para la celebración del contrato, como son los beneficios y las pérdidas de la entidad. De haber conocido la situación real de BANKIA, los inversores no hubieran suscrito las acciones.

¿CUÁL ES EL PLAZO PARA RECLAMAR?

En cuanto al plazo que tienen los accionistas para reclamar, dependerá de la alternativa por la que se decanten.

Si se acciona por vía del art. 28 de la Ley de Mercado de Valores, esto es, por exigir a BANKIA que responda por los daños y perjuicios ocasionados, el plazo es de tres años y finalizará el próximo 25 de mayo. En el caso de plantear la reclamación por vía de la nulidad del contrato, por error en el consentimiento, el plazo será de cuatro años desde la consumación de aquél.

Por tanto, si Ud. se encuentra entre los inversores que adquirieron acciones de BANKIA en las fechas arriba señaladas -entre el 20 de julio de 2011 y mayo de 2012- y desea recuperar su inversión, no dude en ponerse en contacto con Kira Rompao Sánchez-Abogados, sin compromiso alguno.