EL MALTRATO ANIMAL Y SUS CONSECUENCIAS PENALES

La creciente concienciación y sensibilización social respecto al derecho de los animales ha propiciado la tipificación penal del maltrato animal y el progresivo agravamiento de la respuesta de nuestro Ordenamiento Penal frente a conductas de nulo encaje en una sociedad civilizada del Siglo XXI. Ahora, abandonar o dispensar un trato cruel a animales tiene consecuencias legales y puede derivar, incluso, en el cumplimiento de la pena en un centro penitenciario. En el presente artículo analizaremos qué conductas son las tipificadas como delito de maltrato animal y cuáles son sus consecuencias legales.

El maltrato animal se encuentra actualmente tipificado en los artículos 337 y 337 bis del Código Penal. Dicho tipo delictivo ha ido evolucionando a golpe de reforma, ampliándose y agravándose paulatinamente, pasando de ser una mera falta castigada con multa -Código Penal de 1995- a un delito para el que se prevén penas de hasta 18 meses de prisión.

Comete el delito la persona que maltrate injustificadamente a un animal, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndolo a explotación sexual.

Se trata esencialmente de un delito de resultado -a excepción de cuando hablamos de explotación sexual, que se trataría de un delito de mera actividad-, cuya comisión puede consistir en una conducta activa (torturar, maltratar o infligir algún daño, sufrimiento o molestia gratuita al animal) u omisiva (por ejemplo: someter al animal a un abosluto desamparo). El sujeto activo puede serlo cualquier persona, de manera que no se exije que el autor sea el propietario del animal.

Por su parte, el término "animal" engloba a: animales domésticos o amansados; animales de los que habitualmente estén domesticados; animales que temporal o permanentemente vivan bajo control humano o cualquier animal que no viva en estado salvaje. Por tanto, quedan excluídos los animales que vivan en estado salvaje.

Las penas previstas para el tipo básico van desde los tres meses y un día al año de prisión y, como novedad, además de la inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales -de un año y un día a tres años-, la condena por este delito actualmente lleva aparejada también la inhabilitación para la tenencia de animales.

Las penas arriba señaladas se agravarán, imponiéndose en su mitad superior -de siete meses y dieciséis días a un año de prisión-, cuando concurran alguna de las circunstancias señaladas en el artículo 337.2 del Código Penal, esto es, cuando:

  1. Se empleen armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal
  2. Medie ensañamiento
  3. Se cause al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal
  4. Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor
Si se causa la muerte del animal, la pena a imponer fluctuará entre los seis a dieciocho meses de prisión y entre los dos y los cuatro años de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, ofcio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales (artículo 337.3 del Código Penal).
 
Fuera de los casos anteriores, el artículo 337.4 del Código Penal prevé una modalidad atenunada -constitutiva de delito leve-, para supuestos en los que los que exista maltrato cruel hacia animales domésticos o a cualesquiera otros en espectáculos no autorizados legalmente. Las penas previstas en este caso son la de multa de uno a seis meses, la inahbilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y la inhabilitación especial para la tenencia de animales, que varía de tres meses a un año, si bien ambas inhabilitaciones dejan de ser preceptivas -al contrario que en los supuestos anteriores, donde deben ser obligatoriamente impuestas-, de forma que será el Juez quien decida si las impone o no.
 
Otro de los avances introducidos por la última de las reformas del Código Penal (2015), es la tipificación como delito leve del abandono de animales (artículo 337. bis del Código Penal). Así, el que abandone a un animal de los mencionados en el artículo 337. 1 del Código Penal (animal doméstico o amansado; animal de los que habitualmente están domesticados; animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano o cualquier animal que no viva en estado salvaje), será castigado con multa de uno a seis meses y se le podrá imporner igualmente las inhabilitaciones especiales -de tres meses a un año- para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.
 
Finalmente, debe tenerse presente que el otorgamiento/mantenimiento del beneficio de la suspensión de la pena de prisión podrá condicionarse a la participación en programas de protección de animales (artículo 83.1.6ª del Código Penal).
 
Si Ud. quiere recibir asesoramiento sobre este tema o cualquier otra materia relacionada con el Derecho Penal, no dude en ponerse en contacto con Kira Rompao Sánchez - Abogados, sin compromiso alguno.