IMPAGO DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS: CONSECUENCIAS PENALES

En el día a día de los/as abogados/as es muy común que se presente en nuestro despacho un/a cliente/a desesperado/a, porque su expareja no cumple con las obligaciones económicas, que le fueron impuestas en su momento por el Juez. Lo mismo sucede a la inversa, no es extraño que habitualmente lleguen a nuestras manos asuntos en los que se han iniciado acciones legales contra nuestros clientes, como consencuencia de la dejadez en el cumplimiento de esas obligaciones. No obstante, poca gente conoce que dejar de abonar una pensión de alimentos impuesta en resolución judicial, en determinados casos, puede ser constitutivo de un delito de abandono de familia. Por ello, desde Kira Rompao Sánchez - Abogados hemos querido escribir sobre ello, con el fin de despejar los principales interrogantes que se suscitan al respecto.

Ante el incumplimiento de la obligación de abonar las cantidades fijadas en una resolución judicial en concepto de pensión a favor del cónyuge o de los hijos, existe la posibilidad de instar un procedimiento de ejecución forzosa ante la jurisdicción civil, que puede acabar con el embargo de bienes, salarios, etc. del ejecudado-deudor. Sin embargo, debe tenerse muy presente que el impago de pensiones puede llegar a dar lugar, igualmente, a la condena por un delito de abandono de familia tipificado en el art. 227 del Código Penal

Nuestra Ley Penal establece que dejar de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica a favor del cónyuge -pensión compensatoria- o sus hijos -pensión de alimentos-, establecida en convenio judicialmente aprobado -quedan fuera, por tanto, los convenios no homologados por el Juez- o resolución judicial recaída en un procedimiento de familia -separación, divorcio, nulidad del matrimonio, filiación, alimentos, etc.-, será una conducta integradora del tipo penal de abandono de familia por impago de pensiones, castigado en nuestro Código Penal con penas de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses. 

Sin embargo, no todo incumplimiento que se produzca en las circunstancias señaladas en la Ley - recordemos: dos impagos consecutivos o cuatro no consecutivos-, es susceptible de ser castigado por la vía penal. Estamos ante un delito eminentemente doloso y ello quiere decir que sólo será sancionable, cuando esa falta de cumplimiento del pago de la pensión sea consciente y maliciosa, o dicho de otra forma, sólo comete el delito aquél que, pudiendo pagar, no hace frente al abono de la pensión. En consecuencia, los impagos que vengan motivados por la falta de capacidad o medios económicos del sujeto obligado, quedan extramuros del delito.

Ahora bien, en cuanto a las conductas dirigidas a ocultar o disminuir el patrimonio del sujeto obligado (cambiar la titularidad de bienes, despedirse del trabajo, etc.), ante la amenaza de una hipotética ejecución civil y encaminadas a impedir o entorpecer un futuro embargo de sus bienes para satisfacer las pensiones impagadas, además de ser irrelevantes al objeto de determinar si ha existido o no un el delito de abandono de familia -véase que si durante los dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos que se ha dejado de abonar la pensión, el obligado a ello tenía medios o capacidad económica para hacerlo, por mucho que se haya deshecho con posterioridad de sus bienes e ingresos, el delito ya estaría consumado-, pueden ser igualmente constitutivas de un delito de alzamiento de bienes.

Igualmente, debe tenerse especial precaución con las falsas creencias que se han extendido entorno a este delito. Errónemante es habitual pensar que la realización de pagos parciales y o el mero retraso en el abono de la pensión no es constitutiva del delito. Sin embargo, dichas conductas sí pueden ser integradoras del delito de abonodo de familia, en el caso de que se acredite o existan indicios de que la capacidad económica del sujeto obligado al pago de la pensión compensatoria o de alimentos, le permitía abonar la misma de forma puntual o en su integridad.

Si desea recibir asesoramiento legal sobre éste u otros temas relacionados con el Derecho Penal, no dude en contactar con Kira Rompao Sánchez-Abogados, sin compromiso alguno.